"Veremos, y yo desde el cielo, florecer nuestra humilde Congregación y llenos los puestos vacíos" M.M.

Google






XII CAPÍTULO
GENERAL ORDINARIO


NUESTRO LEMA



La humillación de Cristo y su resurrección lo colocó como rey y Señor de toda la creación por lo tanto todo ha de estar con Cristo y para Él. Nuestra congregación no se escapa de esta realidad, al contrario, lejos de “escapar” de ella busca estar inmersa por los siglos de los siglos en Cristo y para Él.

Siendo Dios, Jesús, pudo haber aparecido lleno de gloria y grandeza ante la humanidad, pero Él se anonadó a sí mismo, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte y una muerte de cruz. Dios se rebajó a la condición humana del ser que divaga por el mundo buscando respuestas a sus grandes e infinitas interrogantes ¿cuánto más nosotras nos rebajaremos y compartiremos la humanidad en nuestras comunidades y obras de apostolado? De allí que nuestro lema capitular inicie de esta manera. Con Cristo y para Él: es pues una invitación a adentrarnos en una perspectiva cristocéntrica para repetir en nuestras vidas lo que el apóstol dijo “para mí la vida es Cristo” (Flp 1,21). Cristo se debe situar en la profundidad de cada agustina recoleta del corazón de Jesús, de manera que seamos fieles transmisoras del carisma y espiritualidad, que como legado venimos recibiendo desde 1901 de la mano de nuestros fundadores y hermanas que nos han precedido.

Así estamos con Cristo y para Él, para gloria de Dios y salvación de las almas como lo expresan nuestras constituciones.

En ese misterio del amor de Dios y atendiendo a este llamado, hemos recibido y experimentado la bendición de volver a la fuente.

Hemos encontrado que la fidelidad de Dios se ha desbordado en nuestra congregación, porque siendo fieles al carisma y cimentadas en Él se han manifestado en el presente los mismos prodigios y milagros que se obraron en nuestros primitivos tiempos fundacionales. La distancia de los años no ha sido un impedimento para situarnos como protagonista de los mismos, puesto que el amor a esta inquietud carismática primigenia nos hace testigos de este actuar y querer de Dios. Todo, hermanas, es porque estamos con Cristo y para Él.

Se abre un abanico de posibilidades e invitaciones en esta realidad espiritual en la que nos movemos diariamente, pero la mayor de ellas es seguir viviendo para Cristo, asumiendo el reto de gritarle al mundo que Él está vivo en ti y en mí, en el nosotras de la fraternidad; que el consumismo es una opción más no es la nuestra, que el individualismo y hedonismo están a la puerta esperando que demos un paso hacia ellos, pero que asumimos el desafío de una vida consagrada alegre, radical y dispuesta a vivir según las exigencias de los consejos evangélicos que nos caracterizan. Además, conscientes de que la meta es Cristo y la voluntad del Padre, entonces nosotras somos solo medios. Somos siervos inútiles que anhelamos hacer lo que tenemos que hacer.

Este capítulo quiere invitarles a vivirlo desde una acción de gracias a Dios porque, no estamos llamadas a ser únicamente morada sino que, Dios ha puesto su morada entre nosotras. Seamos capaces de mirar lo que Él ha hecho durante estos años: su morada realmente está entre nosotros. Y si Dios ha dado tanto ¿qué nos toca? La respuesta y el compromiso: fidelidad creativa y constante, desde lo más pequeño y sencillo como nuestra fundadora. Ser morada pero también dejar que Él haga su morada y sólo desde cristo y por cristo lo lograremos.

Será pues un camino que se abre y se proyecta desde este XII Capítulo General y durante el próximo sexenio hasta convertirnos, inevitablemente, en morada de Dios.

Y Cuán agradable será pues el alma en la que logra habitar el Espíritu del Señor, y pensemos ahora en cuán grande y agradable está siendo nuestra congregación para que Él se digne a escogernos como tal, pero cuán mayor aún será el compromiso que adoptamos a partir de esta nueva toma de conciencia, en que se ha de recrear toda la obra de Dios.

Por tanto Cristo es el centro, la roca, es el fundamento del edificio de la Iglesia que somos todos sus hijos. Y, dice la palabra, en Efesios 2,21-22: "En él todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu." Es de notar que en estos versículos se refleja el proceso humano de la Iglesia de Dios que se transforma en un sueño eterno “ser santos”. El templo, la congregación está creciendo, está germinando y la nueva obra se ha estado gestando en estos seis años, ha germinado por lo que realidades ocultas han sido iluminadas, estructuras anquilosadas han recobrado vida, comunidades recreadas en el acontecer de Dios, jóvenes que siguen apostando por el carisma de una familia religiosa… todas rocas vivas que se han estado edificando sobre el fundamento que es Cristo. Lo nuevo ha ido germinando y cimentándose sobre parte de la edificación ya estructurada: 118 años de historia.

La imagen de la construcción que se va edificando hasta ser morada de Dios puede ser muy bien trasladada a nuestra vivencia comunitaria, a nuestra vivencia de la fraternidad agustiniana, puesto que somos una sola alma y un solo corazón dirigido hacia Dios. Entonces, el tiempo y el acontecer no importa tanto como el ser y pertenecer a esta gran y misteriosa unidad espiritual por la que, al final de los tiempos, seremos salvadas en el amor.

Finalmente, en este recorrido por el lema del XII Capítulo General, es el Espíritu Santo el que hace nuevas todas las cosas, en Él hemos sido conducidas a este despertar renovador de la recreación de nuestro carisma. Esta quiere ser una invitación a permanecer en la vivencia de “Con cristo y para él, hasta ser morada de Dios, en el Espíritu” y sea el horizonte inspirador para ser más de Cristo y en Cristo más del pobre y con el pobre, pero desde una experiencia profundamente comunitaria, con nuestra espiritualidad de Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús. Sumergidas en la belleza siempre nueva del amor de Dios por la humanidad.




Somos ARCJ: Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús. @HermanasARCJ







NUESTRA CONGREGACIÓN

_______
- Página Principal
- Quiénes somos?
- Reseña Histórica
- Nuestras obras
- Santidad
- Capilla de adoración perpetua
- Ministerio de Música "Unción de lo Alto"
- Ministerio de Danza "La gloria de Dios"
- Ministerio de Intercesión "Shekinah"
- Programa Prodigar

INFORMACIÓN VOCACIONAL

_______
- Requisitos
- La Vocación
- Perfil de una Hna ARCJ
- Foro vocacional
- Acompañamiento
- Testimonios
- Mensaje

NUESTROS FUNDADORES

_______

BEATA MARÍA DE SAN JOSÉ
- Misa, oración y novena
- Biografía
- Carisma
- Escucha su voz real
- Espiritualidad
- Anécdotas
- Dato Curioso
- Caricaturas
- Publicaciones
- Música
- Películas, documentales y videos

MONS. LÓPEZ AVELEDO

- Biografía
- Cartas
- Himno de la Congregación

GRUPOS DE APOSTOLADO

_______
- COFRAMM (Comunidad Fraterna "Madre María")
- Grupo de oración "Madre María"
- JAMM: Juventud Agustiniana "Madre María"
- Infancia Misionera Agustino-Recoleta (IMAR)
- Grupo infantil "Las Lauritas"

SERVICIOS

_______
- Petición de oraciones
- Recursos de Pastoral
- Estudio de Grabación
- Casa de Retiro "San Agustín de Hipona"
- Hostiario
- Venta de artículos religiosos
- Contacto
___________________________________________
www.agustinasrecoletas.com

©Todos lo derechos reservados
Créditos