"Veremos, y yo desde el cielo, florecer nuestra humilde Congregación y llenos los puestos vacíos" M.M.

Google






XII CAPÍTULO
GENERAL ORDINARIO


MENSAJE DE NUESTRO XII CAPÍTULO GENERAL ORDINARIO





En el nuevo pentecostés de nuestro XII Capítulo General Ordinario, el Espíritu Santo ha hecho nueva todas las cosas, en Él hemos sido conducidas a este despertar esperanzador de la recreación de nuestro carisma, de nuestro ser de consagrada.

Llegue nuestro saludo fraterno a S.S el Papa Francisco, a quien manifestamos nuestra total adhesión, encarnando los sublimes sentimientos de nuestra amada madre fundadora "Tomo la resolución, de perseverar siempre invariablemente adicta a la Santa Iglesia, al soberano pontífice, centro de la unidad Católica, Pastor Universal y Padre espiritual de todos los creyentes. Veneraré en él, al Vicario de Jesucristo, y puesto que conozco las tribulaciones que le hacen sufrir, las de muchos de sus hijos; puesto que se, cuánto gime, en vista de los inmensos males que afligen a la Iglesia; tomaré parte de sus dolores, como una hija, en las desgracias de su padre y su madre. Me esforzaré en dulcificar sus penas, en consolarle con mi afecto."

Extendemos también nuestro filial saludo a su eminencia el Cardenal Baltasar Porras; a nuestro Padre General, Fray Miguel Miró Miró; a Mons. Freddy Fuenmayor, Obispo de la diócesis de los Teques; a Fray Eddy Omar Polo OAR, Vicario en Venezuela de la Provincia Santo Tomás de Villanueva, Presidente de la CONVER y asesor de nuestro Capítulo General; a la orden de Agustinos Recoletos extendida por el mundo y a todas las personas que han seguido de cerca con su oración este momento de discernimiento, organización y renovación. En especial a ustedes Hermanas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, quienes han sido fieles al legado de nuestros fundadores, participando activamente a través de todas las actividades, reflexiones y dinámicas pre capitulares y capitulares; gracias por su disponibilidad, entrega, donación, servicio y fidelidad creativa.

El lema que nos ha acompañado en este camino de renovación, es una invitación a permanecer en la vivencia de "Con cristo y para Él, hasta ser morada de Dios, en el Espíritu" y es el horizonte inspirador para ser más de Cristo y en Cristo más del pobre y con el pobre, desde una experiencia profundamente comunitaria, con nuestra espiritualidad de Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús y sumergidas en la belleza siempre nueva del amor de Dios por la humanidad. Ser morada de Dios se encarna en nuestra vivencia comunitaria, nuestra vivencia de la fraternidad agustiniana, puesto que somos una sola alma y un solo corazón dirigido hacia Dios. Entonces, el tiempo y el acontecer no importan tanto como el ser y pertenecer a esta gran y misteriosa unidad espiritual por la que, al final de los tiempos, seremos salvadas en el amor.

Y qué agradable será pues el alma en la que logra habitar el Espíritu del Señor!... y pensemos ahora en cuán bendecida está siendo nuestra congregación para que Él se digne a escogernos como tal, pero cuán mayor aún será el compromiso que adoptamos a partir de esta nueva experiencia, en que se ha de recrear toda la obra de Dios.

Estamos conscientes que en este momento histórico concreto, sin precedentes, en un contexto de crisis mundial por el covid-19, sumado a las dificultades propias de nuestra historia venezolana, este Capítulo nos llama a trascender a lo que pueda quedar plasmado en unas hojas, a superar expectativas, aportes, para abrirnos a esa aventura de seguimiento, de novedad, de escucha atenta y renovada en búsqueda de ese sueño de Dios en nosotras y en los otros, nuestros hermanos. Este sueño evoca el querer de Dios, el sentir de su Corazón, su amor que arropa nuestras miserias, el susurro de su Espíritu que renueva y encarna en nosotras su bondad infinita.

Y mientras gozamos de su presencia y gracia que nos invade, de su plenitud insondable, nos recuerda, a la vez, que somos parte del cuerpo de Cristo que es la Iglesia, en la que por obra del Espíritu Santo se va estructurando una edificación bien cimentada. Que tiene como horizonte de salvación la cruz de Cristo, ya que con Cristo y para Cristo se nos va la vida entera, la donamos, permanecemos en Él y hacia Él llevamos a quienes van con nosotras en el sendero de la salvación.

En medio de nuestra fragilidad y pequeñez, en un país subdesarrollado, rico pero empobrecido, en un contexto lleno de sin sentidos y envueltos en una cultura de muerte, vemos con gozo, ese paso extraordinario de Dios en nuestra familia religiosa, en nuestra humilde congregación, que sigue apostando por el pobre, por el último, que da esperanza, que siembra sonrisa, que acompaña al vulnerable, que escucha el clamor del hermano saliendo al encuentros de esos rostros que sufren, pues el que nada vale para el mundo, para nosotras es Cristo mismo.

Nuestras casas hogares, refugio de niñas y adolescentes empobrecidas, rechazadas, en miseria, víctimas de violencia, maltrato y abuso, nuestros comedores populares y gratuitos, nuestros programas de escolarización, nutrición, casas hogares para el adulto mayor, la ayuda con alimentos no perecederos a familias y particulares, nuestras instituciones educativas a favor de los más necesitados, hoy son antorcha ante las realidades de nuestra amada patria y más allá de sus fronteras; somos misioneras de almas en sinodalidad, saliendo al encuentro del desechado de la sociedad, del que no cuenta para nadie, del que extiende sus manos para recibir el don de Dios. Sin duda alguna, la santidad y testimonio de sacrificio, servicio abnegado y entrega de nuestros fundadores y hermanas han restablecido la dignidad de tantos, dándoles esperanza y fuerza para visualizar y emprender el futuro, pero no un futuro disperso ni incierto, sino en comunidad, donde abracemos con nuestro compromiso la vida de los hermanos. Esto ha sido posible, gracias al discernimiento, motivación e impulso que ha dado nuestro Gobierno congregacional, transmitiéndonos con cercanía y confianza el ideal de santidad que se traduce en misericordia y encuentro con el hermano.

Nos sabemos y reconocemos comprometidas en continuar la labor evangelizadora con los laicos que hacen vida nuestro carisma (IMAR, JAMM, COFRAMM y Grupos de oración); de igual manera, en nuestras casas de misión y evangelización, a través de una propuesta que no se limita a lo presencial sino que traspasa fronteras, haciendo presencia significativa en el continente digital.

Hoy, después de 120 años, nuestra familia religiosa quiere continuar de manera prolongada la obra carismática de nuestros fundadores y hermanas. Seguir bebiendo de la fuente, seguir llenando las vasijas con el mismo vino que emana de la contemplación a Jesús eucaristía. Nuestras raíces siguen vivas; vamos tras las huellas que a lo largo de los años se han marcado para el bien de la iglesia y la salvación de las almas. Continuaremos moviéndonos por la fuerza y creatividad del Espíritu Santo, quien sigue suscitando en el corazón de muchas jóvenes el deseo de seguirle desde nuestra congregación, que vive agradecida este florecer vocacional que nos llena de esperanza.

No todo está hecho, la tarea continúa, hay desafíos que afrontar, hay compromisos que asumir, decisiones que tomar y respuestas que dar. Los proyectos comunitarios siguen siendo un reto para nosotras, las nuevas tendencias de género y el consecuente resquebrajamiento de los valores en la familia, la sociedad y la Iglesia no dejan de ser para nosotras un inquietante reto del que se espera nuestra respuesta. Crear conciencia del cuidado de la casa común, implica un compromiso, al que nos invita el Papa Francisco. Así como también la implementación del protocolo de prevención de abuso en favor de nuestros destinatarios.

Somos morada de su Espíritu, garantes de este carisma y del legado fundacional, apostamos por la vida fraterna, por lo propio de nuestra identidad ARCJ, comprometidas a dejarnos recrear por ese mismo Espíritu que movió a nuestros fundadores; fieles al Papa, a la santa Madre Iglesia y a su magisterio, a imitación de nuestra beata María de San José, "Soy hija de la santa Iglesia y estoy dispuesta a dar mi vida por defenderla".

En manos de nuestros patronos, María Inmaculada, San José y San Agustín ponemos todos los frutos de este XII Capitulo general ordinario, confiadas en que como ofrenda agradable lo presentarán a Dios Padre, quien llevará a buen término la obra comenzada.

"Con Cristo y para Él, hasta ser morada de Dios, en el Espíritu".








NUESTRA CONGREGACIÓN

_______
- Página Principal
- Quiénes somos?
- Reseña Histórica
- Nuestras obras
- Santidad
- Capilla de adoración perpetua
- Ministerio de Música "Unción de lo Alto"
- Ministerio de Danza "La gloria de Dios"
- Ministerio de Intercesión "Shekinah"
- Programa Prodigar

INFORMACIÓN VOCACIONAL

_______
- Requisitos
- La Vocación
- Perfil de una Hna ARCJ
- Foro vocacional
- Acompañamiento
- Testimonios
- Mensaje

NUESTROS FUNDADORES

_______

BEATA MARÍA DE SAN JOSÉ
- Misa, oración y novena
- Biografía
- Carisma
- Escucha su voz real
- Espiritualidad
- Anécdotas
- Dato Curioso
- Caricaturas
- Publicaciones
- Música
- Películas, documentales y videos

MONS. LÓPEZ AVELEDO

- Biografía
- Cartas
- Himno de la Congregación

GRUPOS DE APOSTOLADO

_______
- COFRAMM (Comunidad Fraterna "Madre María")
- Grupo de oración "Madre María"
- JAMM: Juventud Agustiniana "Madre María"
- Infancia Misionera Agustino-Recoleta (IMAR)
- Grupo infantil "Las Lauritas"

SERVICIOS

_______
- Petición de oraciones
- Recursos de Pastoral
- Estudio de Grabación
- Casa de Retiro "San Agustín de Hipona"
- Hostiario
- Venta de artículos religiosos
- Contacto
___________________________________________
www.agustinasrecoletas.com

©Todos lo derechos reservados
Créditos