@venyverasarcj @ARecoletas agustinasrcj + 58 412 0123087 Agustinas Recoletas
del Corazón de Jesús
Oficial

   "Veremos, y yo desde el cielo, florecer nuestra humilde Congregación y llenos los puestos vacíos" M.M.

Google


Por. Hna Ana Pérez Balza, arcj


¿Hasta cuándo hay que esperar a alguien a quien quieres mucho y que te ha dicho que seguro vendrá por ti?

Esa pregunta me la hice luego de esperar más de media hora en el lugar acordado. Me gusta llegar antes de la hora pautada a las citas que suelo tener. De pequeña me enseñaron a ser puntual en todos mis compromisos. Y he sufrido lo indecible en esta sociedad venezolana donde la hora que indicas pareciera que detrás tiene un añadido que indica: "Media hora después"

Reflexionaba que en la vida muchas cosas tienen un añadido, como por ejemplo, las experiencias vividas. Si tomas un refresco, quizás vendrá a tu mente toda la azúcar que contiene, o recordarás que la última que vez que tomaste algo parecido estabas en tal o cual lugar y lo que viviste allí. Y de tanto pensar llegaba a la conclusión de que realmente la espera tiene que ver con nuestro Señor. Y que el añadido tenía que ver con el Espíritu Santo. Sí. Los signos de los tiempos nos indican que nuestro Señor está cerca.

La espera se agudiza en cuanto deseamos que venga pronto Aquel de quien viene nuestra salvación. Pero es el Santo Espíritu quien nos guía en la espera. Quien nos dirige. El añadido perfecto que da sabor a lo que vivimos. Y encuentras que en la Palabra, el Paráclito tiene diferentes formas de entenderse, de mostrarse. Pero también de esconderse. Cuando Elías, estando en la cueva, es invitado a esperar al Señor, descubre que no estaba ni en el huracán, ni en el terremoto ni en el rayo, sino en la suave brisa (1 Re 19, 3-15).

Muchas veces nos sucede así. Esperamos que Dios se nos muestre en diversas circunstancias en las cuales nunca lo llegaremos a encontrar, y sólo con la ayuda del Espíritu Santo podremos descubrir su verdadero lugar en nuestras vidas. Y ya la espera se nos hará paciente, y podremos andar por la vida con la serenidad de aquellos que en medio de la tormenta saben que el sol brilla con intensidad. Es que la esperanza es definitivamente un seguro de alegría permanente. No porque estemos disfrutando el presente, sino porque sabemos que si el camino es arduo y está lleno de calamidades, el futuro se nos presenta lleno de sorpresas agradables porque Dios está preparándolas.

Tanto es el amor de nuestro Dios que muy a pesar de nuestras debilidades y tropiezos, todo va dirigido hacia nuestro bien (Rm 8,28) y si este camino que realizamos lo andamos de la mano de la Virgen María, mucho más gozoso se nos hace, pues es ella la Madre del Amor Hermoso, la Madre de la Buena Esperanza, nuestra Buena Madre! En este mes del Santo Rosario, de la Biblia y de las misiones, que Dios nos ayude a entender que una buena espera no puede hacerse sin su Palabra que es luz en nuestra vida; sin armas poderosas como el Santo Rosario, y con la meta de comunicar a muchos esta buena noticia: ¡Dios nos ama y sabe lo que nos hace falta! Ya lo ha dicho el Santo Padre en su mensaje del 01 de octubre sobre el Mes Extraordinario de las misiones: "Todos somos misión"


Por. Hna Aurora Colmenares, arcj


Este fue el drama de Agustín, huir de sí mismo, colocarse al margen de la interioridad, salir fuera, para en lo externo hallar la satisfacción de sus deseos íntimos.

Recorre el tiempo en medio de gustos banales que sólo le dejan mayor frustración, conflicto interno e inquietud existencial. Pasan los años y su drama continúa; tarde se da cuenta, expresándolo con nostalgia, que nada de lo exterior a su ser íntimo le deleita de acuerdo a sus aspiraciones; sus expectativas siempre se quedan cortas. Esto le lleva a lanzarse con mayor ímpetu hacia lo pasajero, solicitando más y más, de lo que realmente le resulta cada vez más tóxico.

Sumergido en este infecto, avanza los años de su juventud inquieto, muy inquieto en sus deseos intrínsecos. Mantiene una tensión que direcciona su vida hacia alguna cosa o alguien que le dé sentido. Fue una búsqueda intencional del placer que le dejaba siempre en el vacío, pero con un intenso deseo de encontrar la Verdad, de ordenar el amor en medio de ese oleaje que lo divide allá dentro de su ser, siguiendo el empuje de las dos dimensiones en concupiscencia y caridad .

En esa lucha, en tan duro combate entre lo que era y lo que deseaba ser, las lágrimas de una madre (Mónica) intercesora, orante, paciente y confiada, obtienen respuesta, y llega para Agustín la hora de Dios, el momento de comprender que su inquietud sólo cesará, cuando decida ordenarse interiormente.

La inquietud de Agustín es producto de haberse dejado seducir por los falsos valores e ideales, los dioses equivocados que le propone la sociedad de su tiempo donde se hallaba inmerso, y que lo sumergen en la más terrible de las dudas. Su carga de ansiedad y de vacío, sólo hallará respuesta cuando se encuentre con la Verdad absoluta, con Dios.

Y hallándola, luego de fuertes luchas, pudo exclamar desde lo hondo de su esencia: "Nos hiciste, Señor para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti" (Confesiones 1, 1, 1)

¡Qué grande, qué gracia, que la lucha interior de Agustín, culmina en el encuentro con la Verdad!






Por. Hna Gracelia Molina, arcj




En las alegrías y en las aflicciones del tiempo presente, cuando la dureza y el peso de la cruz se hacen notar en esta Venezuela herida y fragmentada, el llamado de Dios a la caridad y a la solidaridad, a través del grito de los más vulnerables continúa resonando en los corazones de hombres y mujeres que apuestan por un país con igualdad de condiciones para todos. Los Consagrados en Venezuela, desde su vida escondida en Dios, desde la experiencia de una fe que sabe reconocer la sabiduría de la propia debilidad, se convierten en un signo evangélico de contradicción, que grita al mundo el amor desconcertante y profundo de Cristo.

En este trienio 2018-2021, el Horizonte inspirador de la Vida Consagrada en América Latina y el Caribe (CLAR), nos invita a reflexionar acerca del icono de las Bodas de Caná. Y en la realidad de nuestro pueblo Venezolano, las personas consagradas queremos ser transmisores de vida y vida en abundancia; queremos estar atentos como María de Caná, estar dispuestos al cuidado de los otros y de su entorno; queremos, como María, movernos, ir se salida, pensar más allá de nuestras propias realidades internas, como nos invita el Santo Padre Francisco ir hacia las periferias, hacia los excluidos, los más pobres, los olvidados, para que se pueda dar el milagro de convertir el agua de sus sinsabores en el vino nuevo, el vino mejor, el vino de la alegría y de la paz.

La actual crisis económica y social de Venezuela, es un momento ineludible para "dejarnos afectar", para optar por hacer algo, y dar respuesta. Es la hora, no es mañana. Quienes necesitan pan, alimentos, vestido y hogar están a nuestra puerta cada día. Ya es la hora, algo nuevo está naciendo, el milagro se está dando.

Hoy los consagrados oyen la voz de María que les dice: "Hagan lo que Él les diga", y responden a esta realidad con fuerza, ímpetu y pasión. Sirven a Dios en los más necesitados, a través de su trabajo incansable: ollas solidarias, comedores populares, educación, casas de abrigo, formación, acopio y distribución de medicinas, consultorios médicos gratuitos, distribución de ropa, lencería, programas de nutrición, entre otros.

La caridad no sabe de límites: Es hoy, es ya… con lo que tengo y con lo que soy… es la hora!… Aunque parezca sólo agua, aunque no haya esperanza de cambio, aunque la crisis nos toque de cerca a todos, aunque nos duela profundamente, aunque nos quite la ilusión de vivir. A pesar de todo, hoy los Consagrados en Venezuela están abiertos al milagro. Ya es la hora! Y este amor de Dios concretizado en lo tangible ha sido capaz de abrir innumerables sendas para llevar la Palabra y el amor de Dios a los más diversos ámbitos de nuestra sociedad.

Ya es la hora… el milagro se ha dado… la fiesta ha comenzado!

NUESTRA CONGREGACIÓN

_______
- Página Principal
- Quiénes somos?
- Reseña Histórica
- Nuestras obras
- Santidad
- Capilla de adoración perpetua
- Ministerio de Música "Unción de lo Alto"
- Ministerio de Danza "La gloria de Dios"
- Ministerio de Intercesión "Shekinah"
- Programa Prodigar

INFORMACIÓN VOCACIONAL

_______
- Requisitos
- La Vocación
- Perfil de una Hna ARCJ
- Foro vocacional
- Acompañamiento
- Testimonios
- Mensaje

NUESTROS FUNDADORES

_______

BEATA MARÍA DE SAN JOSÉ
- Misa, oración y novena
- Biografía
- Carisma
- Escucha su voz real
- Espiritualidad
- Anécdotas
- Dato Curioso

MONS. LÓPEZ AVELEDO

- Biografía
- Cartas
- Himno de la Congregación

GRUPOS DE APOSTOLADO

_______
- COFRAMM (Comunidad Fraterna "Madre María")
- Grupo de oración "Madre María"
- JAMM: Juventud Agustiniana "Madre María"
- Infancia Misionera Agustino-Recoleta (IMAR)
- Grupo infantil "Las Lauritas"

SERVICIOS

_______
- Petición de oraciones
- Recursos de Pastoral
- Estudio de Grabación
- Casa de Retiro "San Agustín de Hipona"
- Hostiario
- Venta de artículos religiosos
- Contacto
___________________________________________
www.agustinasrecoletas.com

©Todos lo derechos reservados
Créditos